TennisForum.com - View Single Post - Gisela News, Interviews & Articles

View Single Post

Old Aug 22nd, 2007, 09:17 PM   #24
country flag dulkogii
Senior Member
 
dulkogii's Avatar
 
Join Date: Mar 2007
Posts: 13,943
dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future dulkogii has a brilliant future
Re: Gisela News, Interviews & Articles

El presente no les sonríe

Las latinoamericanas están en problemas, sin una entre las 50 mejores

Por Gustavo Goitía
ESPNdeportes.com
Archivo
BUENOS AIRES -- Están en problemas. Ellas, lejos de sus colegas varones, siguen viviendo un presente muy duro. Las tenistas latinoamericanas, que supieron ser lideradas por la genial Gabriela Sabatini y luego disfrutaron con otras figuras de peso, atraviesan un presente lleno de dudas. Lejos, muy distantes de la elite mundial. Eso se refleja en la figuración en el ránking, títulos, accesos a finales y grandes triunfos.


Hay parámetros de sobra para comprobar lo que ocurre con las mujeres de esta parte del mundo. Un problema que se agrava es que cada vez son menos en el circuito mayor de la WTA y el nivel está a años luz de lo visto en otros tiempos. Están por cumplirse 11 años del retiro de Sabatini, la argentina que dejó una huella muy difícil de imitar e imposible de borrar, y el panorama es decididamente preocupante.



Tal cual pasa con los hombres, Argentina continúa siendo el mayor proveedor de materia prima, pero igual el número disminuyó. Por lo tanto, se padece una aguda crisis, traducida en falta de calidad y de cantidad. Para llegar a este punto, hay factores determinantes, de tipo organizativos, estructurales y económicos. Los pocos espejos de jugadoras en quienes copiarse también influyen negativamente, porque se carece de contagio.





EFE
Dulko, la mejor de la región, es la 51ª del mundoLas diferencias económicas con el Primer Mundo, lo que implica viajes aún más costosos, es un ítem clave en la etapa de transición entre el amateurismo y el profesionalismo. Y las juveniles sufren porque cuentan con escasos torneos de inserción en el campo rentado, ya sea en sus países y en otros vecinos. Por eso, si bien se ven señales de mejorar el trabajo en las bases, el tiempo pasa y las pálidas son moneda corriente.



Ese primordial trabajo serio y a largo plazo es el punto de partida. Además, hay muy pocos sponsors que apoyen, lo que siempre complica para poder organizar certámenes, ayudar a las chicas con viajes a Europa y Estados Unidos y así codearse con la crema. En fin, hay cuestiones difíciles de resolver, como la realidad económica, y otras que se deben solucionar cuanto antes, sobre todo en el trabajo coherente y serio de los dirigentes.



En general, vemos cómo se marchan enseguida las pocas mujeres latinoamericanas de los torneos. Esto se repite en campeonatos menores y, subiendo la pirámide, se aprecia también a la hora de los Grand Slam, donde están depositadas las miradas del mundo entero. Por eso, ya es hora de unirse y tirar todos juntos para el mismo lado, sin egoísmos ni vedettismos, justamente en un deporte individualista a ultranza.



SE LAS EXTRAÑA DEMASIADO
Sin dudas, algunas sudamericanas hicieron ruido en serio y sobresalieron entre las mejores hasta hace algunos años, lo que implica que, en este caso, "lo pasado siempre fue mejor". El brillo que le dio Sabatini al tenis de la región fue sensacional. Ella fue la Nº 3 del mundo, estuvo a un pasito de escalar a la cima, ganó un Grand Slam, el US Open de 1990, llegó a otras dos finales de Mayors y obtuvo en total 27 certámenes.



Qué lejos estamos, ¿no? La comparación es inevitable, aunque parezca odiosa, pero sirve para ver la distorsión con este oscuro presente. Igual, hubo otras que la tuvieron como ídola y le siguieron los pasos, aún a una distancia muy marcada. Pero sigamos con Gaby, esa dueña de un talento y un carisma estupendos, ganadora de dos Masters y que alcanzó 11 años seguidos al menos las semifinales de un supertorneo por temporada.



Ahora ya van más de tres años sin que una tenista latinoamericana pueda trepar a esa rueda en un Mayor, ya que en el 2004 lo logró la colombiana Fabiola Zuluaga en el Abierto de Australia y luego la imitó la argentina Paola Suárez en Roland Garros. Y lamentablemente ya parece una eternidad. Es que se perdió esa sana costumbre de tener a alguna protagonista de alto vuelo, lo que también se sufrió ni bien Sabatini colgó la raqueta.



En la época en que ella les ganó a todas las mejores y fue figura y atracción en cualquier lugar del planeta también hubo otras colegas top-30, pero crecieron a su sombra, con la estrella de la argentina que, en gran medida, disimuló lo hecho por las demás. Desde que abandonó, las nuevas tienen la responsabilidad -para algunas quizás significa una gran presión- de encontrar el camino del éxito por las suyas.



Por eso, si bien hubo otra época de "vacas flacas" hasta que Zuluaga y, en mayor medida, Suárez se destacaron, no se había llegado al extremo que se vive en la actualidad. La primera ya se marchó del circuito, se ubicó 16ª en el ránking, con aquella actuación memorable de Melbourne como punto máximo. En cambio, Suárez, que ahora está por retirarse, accedió a ser Nº 9 en singles y fue la mejor doblista durante tres años.



En los cuatro Grand Slam, la argentina trepó por lo menos a los octavos de final. Y consiguió victorias sobre ex reinas, del calibre de Serena Williams, Sharapova y Mauresmo. Esos y otros impactos nos hicieron recordar, de alguna manera, a la histórica Gaby. Si bien no tuvo el magnetismo y la categoría de su antecesora, fue Suárez quien marcó el camino en el período post-Sabatini.



LOS TIEMPOS CAMBIARON
Actualmente, no hay ninguna latinoamericana entre las 50 primeras de la clasificación mundial, ya que la argentina Gisela Dulko se ubica 51ª, seguida por la venezolana Milagros Sequera (53ª). Atrás, muy lejos, aparecen la colombiana Catalina Castaño (113ª) y las argentinas Jorgelina Cravero (116ª) y María Emilia Salerni (117ª). Y eso es mucho decir. Por eso la escasez de alegrías y de tareas para destacar.



Esta temporada dio un salto de calidad Sequera y se metió en la pelea por el primer lugar entre las sudamericanas, que también supo ocupar Castaño. Si miramos a los varones, vemos que la diferencia en calidad y cantidad es tremenda, ya que hay un top-ten, cinco entre los primeros 25 y son 16 en el lote de los 100 mejores del ránking ATP. Por eso es distinto el andar de unas y lo mostrado por los otros.



Muchos afirman que las comparaciones suelen ser odiosas, pero en este caso nos sirven para ver bien dónde ellas están paradas. Así y todo, hay un rubro en el que el 2007 aportó algunas sonrisas, que se extrañaban muchísimo. En menos de un mes, entre abril y mayo, Dulko se adjudicó su único título oficial, en la arcilla de Budapest, y la copió Sequera al festejar en el polvo de ladrillo de Fez, en Marruecos.



El anterior certamen ganado por una latinoamericana había sido el de Canberra, en enero del 2004, cuando celebró Suárez y sobre una cancha rápida. Por eso ya parecía una misión difícil de repetir. Y la última en alcanzar una definición había sido Castaño, también en el Abierto de Hungría, en julio del 2005. Esa racha la había cortado Dulko, cuando en febrero pasado perdió la final de Pattaya, en Tailandia, sobre cemento.



En la vereda de enfrente, los varones ya consiguieron seis títulos y jugaron otras siete definiciones esta temporada, incluidas las Australia, Miami y Roma, siendo igualmente irregular para lo que nos tenían acostumbrados. Otra diferencia abismal se aprecia a la hora de actuar en equipo: Argentina fue finalista de la Copa Davis 2006 y Chile también integra la elite, pero en la Copa Fed sólo las argentinas volvieron al Grupo Mundial II.



La mayor esperanza sigue siendo Dulko, quien si bien progresó este año, con 22, continúa con altibajos que le quitan confianza. Es ella, en más de tres años, la única mujer de la región que llegó a la segunda semana en un Grand Slam, cuando arribó a los octavos de Roland Garros 2006. Sequera, cerca de cumplir 27, y Castaño, con 28, vienen detrás de la líder, aunque más atrás hay muy pocas referencias.



Por eso, el panorama es duro. No hay ni una entre las 50 primeras del ránking de la WTA y falta material para confiar en cambiar en gran medida esta realidad. Sin dudas, el problema no es de ellas, porque las fallas están en la base, en la organización para poder brindarles una mejor plataforma. La ilusión nunca se pierde, aunque sin embargo hay que sustentar mejor la estructura para así poder gozar más y sufrir menos.
__________________
[b]Gisela Dulko - Paula Ormaechea - Maria Kirilenko -
dulkogii is offline View My Blog!   Reply With Quote