PDA

View Full Version : Las chicas no pueden divertirse


LucasArg
Jan 21st, 2006, 05:56 AM
Las chicas no pueden divertirse

Gisella Dulko perdió con la japonesa Nakamura y la Argentina ya no tiene representantes en el cuadro femenino; los motivos del mal momento

http://www.lanacion.com.ar/anexos/imagen/06/480762.jpg




MELBOURNE (De un enviado especial).– Las ilusiones argentinas en el cuadro femenino del Abierto de Australia se apagaron en cuatro días. El balance es pobre, con una caída en primera rueda de Mariana Díaz Oliva, y una estrepitosa derrota en segunda de Gisella Dulko, la mejor jugadora sudamericana del momento, a manos de la japonesa Aiko Nakamura, por 6-1 y 6-1. La campaña deja sabor a poco, pero no está alejada respecto de las últimas producciones del grupo de argentinas en los últimos Grand Slam.

En el caso de Dulko, 33ª del ranking, no ha podido superar la barrera del segundo partido en los últimos seis torneos grandes; esta vez, se despidió en 52 minutos, con una floja tarea ante Nakamura (59ª). “El resultado lo dice todo. No tuve un buen día ni se me dieron las cosas, cometí muchos errores (34 no forzados); había mucho viento y no me sentí cómoda nunca”, explicó la jugadora de Tigre.

Enseguida reconoció: “Es una derrota dolorosa porque esto es un Grand Slam y no me gusta despedirme así. Hace mucho que no jugaba tan mal, con la sensación de no haber hecho nada de lo que tenía que hacer. Este no era un partido sencillo, pero si jugaba en mi nivel podía pasarlo. Estuve muy errática. Me falta madurar; espero que no me pase más”. Al margen de una lesión abdominal que la tuvo a maltraer en las últimas semanas, en Melbourne dejó la sensación de que su potencial aún no explotó.

Díaz Oliva, que había llegado aquí hasta la tercera rueda el año último, sucumbió ante la francesa Camille Pin. “No tengo ritmo de partidos, siempre me pasa lo mismo en el arranque de cada temporada y nunca pude adaptarme bien en los diez años que vengo acá; si en 2005 me fue bien, fue porque mis rivales se equivocaron más que yo”, aceptó la N° 50 del mundo, reconocida por su tenacidad y su capacidad de lucha, virtudes que esta vez no le alcanzaron.

Hubo otras dos jugadoras de nuestro país en Melbourne. Clarisa Fernández (140ª) y María Emilia Salerni (147ª), ambas eliminadas en la clasificación; la zurda cordobesa, lejos de los tiempos en los que llegó hasta la semifinal de Roland Garros (2002), es acosada por las lesiones y no encuentra continuidad; la rafaelina, de 22 años y ex N° 1 júnior, aún busca asentarse en el campo profesional.

Para encontrar una representante argentina en los singles de la segunda semana de un Grand Slam hay que retroceder hasta Wimbledon 2004, cuando Paola Suárez, en su mejor participación sobre el césped londinense, trepó hasta los cuartos de final. Suárez fue la última que superó la primera semana en Australia, en 2001, año en el que llegó a los octavos de final. Pero la pergaminense, víctima de una severa lesión, faltó a cuatro de los últimos cinco torneos grandes; relegada ahora en el puesto 321° del ranking individual, su principal objetivo en la última etapa de su carrera es recuperar terreno en el dobles, junto con Virginia Ruano Pascual.

“Creo que Dulko tiene todo el potencial para meterse dentro de las 15 mejores –dijo Paola–, sólo necesita un poco de experiencia. Y hay varias chicas nuevas como Florencia Molinero, Bettina Jozami y María José Argeri a las que nunca vi, y que necesitan jugar en Europa. Después pesa la falta de fogueo. Los varones tienen sus challengers y eso siempre les abre una puerta, pero para las chicas es más difícil; más complicado es conseguir un sponsor, porque tienen pocas ocasiones de vernos jugar”. El mensaje de Suárez es claro: hay que apuntalar el futuro. Es lo que necesita el tenis argentino por estos días.


Paola sigue en dobles
Paola Suárez y Virginia Ruano Pascual, campeonas en 2004, volvieron a jugar en el Abierto de Australia con un debut exitoso, por 6-4 y 7-5, ante la rusa Vera Dushevina y la israelí Shahar Peer; sus próximas rivales serán las norteamericanas Meilen Tu y Jill Craybas.