PDA

View Full Version : El vuelo de Ícaro


spiceboy
May 23rd, 2005, 12:01 AM
• Aznar se presenta en su último libro como un visionario que condujo a España a una suerte de renacimiento
• Aporta pruebas de su camaradería con Bush y Blair

MARCO SCHWARTZ
MADRID

"Entre mis deseos más profundos está que nuestro país contara con más personas como Julio Iglesias". José María Aznar no oculta su debilidad por el autor de Hey, afincado desde hace muchos años en Miami (EEUU). Dice que sus canciones le transmiten "un sentimiento de armonía y tranquilidad", así como "emociones y sentimientos".

Pero el motivo de fondo de su admiración radica en que Iglesias es un triunfador. "Siempre he procurado ser un ganador. Nunca he aceptado un planteamiento que no estuviera basado en el triunfo. Por eso entiendo y admiro a los triunfadores", dice.

Éstas y otras meditaciones sobre el poder y la gloria figuran en Retratos y perfiles, el último libro de Aznar, donde el expresidente del Gobierno traza sin mayores pretensiones literarias y con mucha carga ideológica las semblanzas de 35 personalidades que han jalonado su vida personal y política.

El "vértigo" de España

Por la obra desfilan desde el abuelo del autor, Manuel Aznar Zubigaray, hasta Fidel Castro, pasando por Jordi Pujol, Muammar Gadafi o Silvio Berlusconi. Pero el protagonista central es el propio José María Aznar, que emerge como el timonel providencial que condujo a España a una suerte de Renacimiento para "vértigo" de muchos españoles. Un buen título para el libro hubiese sido Canto de mí mismo. Lástima que el poeta Walt Whitman se le adelantara hace siglo y medio.

Para el exmandatario, dos fechas claves explican el vuelco experimentado por España bajo su mandato. Una es el año 2000, cuando el PP conquista la mayoría absoluta y consolida su proyecto: "Antes yo tenía que preguntar fuera qué es lo que debía hacer, y luego era yo el que contestaba a esa misma pregunta formulada por los demás".

El otro momento decisivo es la cumbre de las Azores, en marzo del 2003, donde decide junto a George Bush y Tony Blair la guerra contra Irak. "La aportación política que realizó España en las Azores bastó para cambiar la posición de España en el mundo", dice con evidente orgullo sobre una decisión que desató las mayores protestas de indignación popular contra un Gobierno en la historia reciente de España.

La foto ya está ahí

Relata el expresidente con especial deleite su camaradería con los mandatarios de Estados Unidos y del Reino Unido. En su primera visita a Camp David, en mayo del 2002, Bush lo recibió en un salón decorado con fotos de sus amigos. "Le hice observar que yo no aparecía y me contestó que allí sólo estaban las fotos de los que habían pasado por Camp David. Al poco tiempo tuve la ocasión de ver a Tony Blair y me dijo de parte de Bush que ya estaba colocado en la pared de Camp David".

Los contactos con Bush se intensifican en el 2003, con ocasión de la guerra de Irak. "Hablábamos con tanta frecuencia que acabamos instalando un teléfono especial en la Moncloa sólo para hablar con la Casa Blanca", dice. Y para chinchar a José Luis Rodríguez Zapatero añade: "Ahora, como no suenan los teléfonos, probablemente ya lo habrán retirado".

En enero del 2004, Bush le ofreció una cena de despedida en la Casa Blanca "de las que sólo se dan a un amigo". Tras el ágape, pasaron al Salón de Protocolo de la residencia presidencial. Aznar preguntó al anfitrión si podía quedarse con ellos su hijo José María. "Bush me preguntó si se parecía a mí. Cuando le contesté que sí, no puso el menor inconveniente".

Nombres propios

El expresidente arroja pétalos o dardos según le haya ido con el reseñado. De Berlusconi destaca su "alma de artista". El presidente francés, Jacques Chirac, por contra, es "más impetuoso que reflexivo, más simpático que serio". De Pujol revela que se reunieron en la Moncloa "más veces de lo que es conocido" y acaba lamentando que lo perdiera su "ambición" por perpetuarse en la presidencia de la Generalitat.

Pero de todos los hechos de su vida, el más importante "se resume en el nombre de Ana". Se refiere a su esposa, Ana Botella, cuya "combinación de inteligencia, de genio y de belleza" lo cautivó desde que la conoció en un viaje de fin de curso a Atenas.

Aznar se presenta como un visionario que llegó a la estratosfera del poder mundial para envidia de sus rivales. Quien supo verlo con nitidez fue Julio Iglesias. "En todos los conciertos me buscaba con la mirada, me saludaba con la mano y me dedicaba una canción que se titula Vuela alto", cuenta. Y explica el mensaje: "Julio Iglesias suele decir que mucha gente tira a matar a los que vuelan".

Pero a veces los hombres pájaro mueren por sí mismos. Como el mítico Ícaro, que quiso llegar hasta el sol, pero el calor derritió las cera de las plumas con las que había fabricado sus alas y se desplomó al mar. Él también volaba alto. Como Aznar.

spiceboy
May 23rd, 2005, 12:03 AM
Impagable :lol: :lol: :lol:

Vamos, que ni Arantxa le hace sombra en cuestión de egos :o

botifarra
May 24th, 2005, 08:46 PM
Impagable :lol: :lol: :lol:

Vamos, que ni Arantxa le hace sombra en cuestión de egos :o
:devil: ¿No jugaban juntos a padel estos dos? :confused: Porque si no es por esta aproximación, no entiendo que tiene que ver con el tenis la parrafada. :cool:

jj74
May 25th, 2005, 01:28 PM
Has hecho una reseña tan interesante que ahora ya no se si comprarme este o el último de Urdaci